lunes, 21 de junio de 2010

Animales del Alma


Esta sección nos ofrece un acercamiento muy interesante y necesario al simbolismo de los Tótems, Animales personales de Poder o Animales del Alma.

Desde la Antigüedad han sido siempre guías para el autoconocimiento y la sanación personal y global y es que nuestros hermanos más cercanos, los Animales, viven integrados en la Naturaleza y escuchándoles nos ayudan a los humanos a restablecer nuestro vínculo espiritual con la fuente de la que emana la vida. ¿Qué quiere decir Animales del Alma?

El Animal del Alma, Tótem, Animal de Poder o Nagual, es un animal considerado sagrado y adoptado como símbolo para representar ciertas cualidades. Según los nativos de Norteamérica, la Medicina de los Animales es todo aquello que nos conceden para mejorar nuestra conexión con el Gran Misterio de la Vida.

La identificación con los Animales del Alma nos recuerda quiénes somos en realidad. Los animales se manifiestan tal como son, algo excepcional en la especie humana. No se trata de atribuir a los animales cualidades humanas, sino de observar su comportamiento y de considerar el significado que hemos dado a los mismos a lo largo de nuestra historia, para acceder a la energía espiritual de cada uno de ellos.

Los Animales del Alma en las distintas culturas

La sabiduría ancestral de los aborígenes de los cinco continentes, las primeras naciones de América y los celtas europeos, consideran que todas las formas de vida estamos relacionadas y tenemos un alma, incluyendo los animales y las plantas (Animismo).


Los orígenes del simbolismo animal se relacionan estrechamente con el totemismo (tótem significa "los que son parientes míos", concepto de unidad), con la zoolatría (los animales como dioses, ej: antiguo Egipto) y con el chamanismo (basado en la coexistencia de dos planos de realidad diferentes y relacionados: el físico o mundo visible a través de los sentidos y el de los espíritus, donde solo unos pocos tienen acceso).

La relación hombre-animal está inscrita en nuestro inconsciente y plasmada en el legado de todos los pueblos desde Oriente a Occidente, mitología, filosofía, religiones, arte, tradiciones y transmisión popular. Encontramos animales en bestiarios medievales, heráldica, cuentos, interpretación de sueños...

En el siglo XXI disponemos de un vasto legado simbólico y nos rodeamos de iconos constantemente. Desde mis inicios con la psicología transpersonal he comprendido que este simbolismo nos proporciona una luz intensa que nos sirve de guía para elaborar nuestro propio presente. Los canales intuitivos se abren en presencia de la energía que los Animales nos transmiten para la toma de conciencia.

¿Cómo pueden ayudarnos los Animales del Alma?

Siempre desde el respeto por estas culturas, sobre todo por los pueblos indígenas que aún perviven, recuperar el vínculo con los Animales del Alma en nuestra sociedad actual es de vital trascendencia porque nos permite reencontrar nuestro lugar en el planeta como una parte inseparable de la Naturaleza, aprender a amar a todas sus criaturas, además de su ayuda en nuestro camino espiritual.

En la práctica, no es necesario entrar en trance para establecer la comunicación con el Poder o Espíritu del Animal, percibir su energía y las lecciones de vida de estos mensajeros del Creador. De una manera consciente y conociendo el significado de cada arquetipo (yo he investigado cerca de un centenar), podemos integrar en nuestra vida cotidiana una sabiduría que está a nuestra disposición desde el principio de los tiempos y nos será de utilidad para resolver nuestros conflictos en este reducido plano de la realidad donde estamos.

Algunos de los Animales del Alma más conocidos

  • El Lobo, el Maestro. Maestro de maestros, sobre la actitud de aprender y enseñar y de nuestra misión en la vida.
  • El Águila, Chamán del Cielo. Proporciona discernimiento y valentía desde el acercamiento a la Unidad de todas las cosas.
  • El León, la Fuerza del Corazón. Dentro de los animales del alma el León nos da lecciones para saber interactuar en grupo y utilizar nuestro poder y fuerza con sabiduría y serenidad.
  • La Serpiente, Energía Vital. Nos ayuda a desprendernos de pautas obsoletas para que sanemos y fluya la Energía Vital.
  • El Bisonte, la Tierra. Se refiere a la abundancia y a la gratitud que sentimos cuando estamos conectados a todas las manifestaciones del Ciclo de la Vida.
  • El Oso, Conocimiento Interior. La introspección es necesaria en nuestra labor de autoconocimiento.
  • El Delfín, el Comunicador. Comunicarnos en libertad es esencial en el transcurrir de nuestra existencia.
  • El Cisne, Amor Puro. Trae enseñanzas primordiales sobre la pureza del amor y la integración cósmica gracias al amor.
Estos son los Animales del Alma que vamos a citar brevemente en los siguientes artículos de esta sección. El tema es vasto y apasionante.

Pilar Zamarra San Joaquín
Terapeuta, escritora e investigadora
Colaborador de enbuenasmanos.com