miércoles, 13 de enero de 2010

CONFIA



... Y con esto quiero decir, confía en la vida, confía en la bondad del Creador, confía en que lo que te llega es para tu bien y tu crecimiento. A veces es difícil hacerlo, porque las experiencias previas no sólo tuyas sino de tus padres y ancestros te pueden indicar lo contrario y mantener vivo no sólo el dolor de lo ocurrido sino el sufrimiento que queda después y el miedo a que vuelva a ocurrir. 

Cuando sufres un incidente que cimbra tu ser interno, puedes verte como una víctima o interpretar lo que te pasó como un llamado a Despertar. Si te quedas con el significado superficial, todavía no has asumido el poder de tu co-creación. En todas las experiencias tienes la opción de llegar a las conclusiones que quieras. Cuando no confías, tomas decisiones basadas sólo en la mente o en un abrumado corazón. No puedes sentir tu cuerpo o tu inteligencia emocional. 

Tenemos guardados profundamente en el subconsciente miedos acerca del mundo, heredados o de nuestra propia cocción. Si sufres un asalto y te quitan tus pertenencias, puedes quedarte con la impresión de que no estás seguro en ningún lado y de ese día en adelante quieras andar con pistola o con guarura o con demasiada cautela en la calle. Entonces no sólo te quitaron tus pertenencias del momento sino también tu libertad personal. La protección verdadera viene de un lugar más profundo del Universo. En la medida que estés consciente de eso, crearás desde el amor y no desde el miedo.

2 comentarios:

lau dijo...

Gracias por escribir algo tan hermoso. Enfocarse en el corazón y no en las emociones mal digeridas es un proceso duro, pero tan sanador como que es Dios mismo quien sana desde adentro y limpia nuestras manchas...
Sos mucha luz!
Abrazo inmenso
lau

Jerusha dijo...

Lau, un fuerte abrazo para tu corazon
Jeru